Los países de la región consideraron que es contraria a la búsqueda de una solución pacífica. Por su parte, en la Cumbre Iberoamericana hubo quejas por un mapa sin Malvinas y apoyo de los Jefes de Estado a la cuestión de soberanía…

Apoyo de la UNASUR

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) expresó su rechazo a la presencia militar británica en las Islas Malvinas y advirtió que "es contraria a la política de la región de apego a la búsqueda de una solución pacífica del diferendo" entre el Reino Unido y Argentina.

La declaración se aprobó en el marco de la reunión de la Unasur que sesionó luego de la Cumbre Iberoamericana que se llevó a cabo en Asunción y en la cual el presidente paraguayo, Fernando Lugo, recibió la presidencia pro témpore, que estaba ejerciendo Guyana.

De esta manera, se expresaron los representantes de la Unasur sobre la decisión de Gran Bretaña del desplazamiento de la fragata HMS Montrose al Atlántico Sur por un período de seis meses.

Además, el texto firmado por los presidentes del bloque reitera "su firme respaldo a los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes".

Finalmente, ratifica "el permanente interés regional en que el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte se avenga a reanudar las negociaciones con la República Argentina a fin de encontrar -a la mayor brevedad posible- una solución pacífica y definitiva a esa disputa" por la soberanía de las Malvinas.

Cumbre Iberoamericana

La XXI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que tuvo lugar en Asunción, Paraguay, aprobó una declaración, un plan de acción y una serie de comunicados especiales. Entre estos comunicados el mecanismo que integra a los jefes de estado y de gobierno de España, Portugal, Andorra y los países latinoamericanos se respaldó el pedido de Argentina al Gran Bretaña para entablar negociaciones sobre la soberanía de las Islas Malvinas a brevedad.

"Los Jefes de Estado y de Gobierno de los países iberoamericanos reafirman la necesidad de que los gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte reanuden, a la mayor brevedad posible, las negociaciones tendientes a encontrar una pronta solución a la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas", señaló el texto.

La declaración indicó que el diálogo bilateral debe realizarse "en el marco de las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas, de la Organización de los Estados Americanos y de las disposiciones y objetivos de la Carta de las Naciones Unidas, incluyendo el principio de integridad territorial". "Destacamos la permanente vocación al diálogo demostrada por la República Argentina", agrega el comunicado.

Sobre las acciones de exploración y explotación de recursos renovables y no renovables que Gran Bretaña ha efectuado en el área, los firmantes reiteraron los llamados de la comunidad internacional para que Londres se abstenga de adoptar decisiones que contemplen cambios unilaterales en la situación de las Islas Malvinas. Por otra parte, los mandatarios reunidos en Paraguay consideraron que "la realización de ejercicios militares del gobierno del Reino Unido, incluyendo disparos de misiles desde el territorio de las Islas Malvinas resulta incompatible con la política de apego a la búsqueda de una solución por la vía pacífica de la controversia territorial".

Queja de la delegación argentina por el mapa de la Cumbre sin las Islas

La falta de las Islas Malvinas en el mapa iberoamericano, que se exhibe en la XXI Cumbre, molestó a la delegación argentina. El incidente retrasó el inicio de la reunión y hasta hubo amenaza de un retiro, que luego se subsanó.

Las Islas Malvinas son reivindicadas por Argentina y su pretensión siempre recibe el respaldo de los países latinoamericanos en distintas reuniones internacionales. El Gobierno argentino esperó que en esta XXI Cumbre Iberoamericana, que se realiza en Paraguay, el apoyo se exprese en todo sentido. Pero en el mapa de Iberoamérica confeccionado para esta cumbre no se dibujó a las Malvinas.

Cuando la delegación argentina, encabezada por el canciller Héctor Timerman, se percató de este “detalle”, dio a conocer su enojo ante Paraguay, país anfitrión. Luego de varios momentos de tensión, que rozó incluso una amenaza de retiro, Argentina logró sentarse a la mesa de deliberaciones de los cancilleres.

El incidente generó un retraso de una hora por lo menos del encuentro de los ministros de Relaciones Exteriores en la sede de la Conmebol, lo que generó un desajuste de horario en cadena.

— Extraído del “ El Malvinense” del 03/11/2011.-