Sala Evocativa de MalvinasLas formas de ejercer el derecho a la memoria son infinitas. Monumentos, libros, canciones, el nombre de una calle, un acto, una fecha. En Concepción del Uruguay, la sala evocativa Malvinas Argentinas es un foco de difusión provincial del tema que la nombra.

En mayo de 2007, siete veteranos de guerra crean la Sala Evocativa de Malvinas Daniel Francisco Sirtori, con el objetivo de “continuar la gesta desde nuestro lugar, difundiendo nuestras vivencias personales como así también todo lo relacionado al conflicto bélico entre Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña”, expresan. Es una de las tres salas que hay en la provincia dentro del CECIMER (Centro de Ex-conscriptos Combatientes de Islas Malvinas Entre Ríos).
Para llevar adelante su labor, que venían desempeñando hacía 20 años, organizaron en Concepción del Uruguay este espacio al que denominaron “Daniel Francisco Sirtori”. Allí, diversos objetos son portadores de la memoria. Hay uniformes de fajina –unos argentinos, otros ingleses-, fotos, medallas, maquetas. Cuentan con fragmentos de esta historia recuperados en 2007 en territorio malvinense: cordones y arandelas de los tira vientos de las carpas belgas; el recorte de un poncho; de una manta gris; de una red de camuflaje; un sobre que contenía la ración de café con leche azucarado. También atesoran documentación, bibliografía y dibujos de los niños que visitan el lugar.
En esta casa, se dictan charlas y se realizan proyecciones para escuelas primarias, secundarias, facultades y para todos los interesados en recuperar la memoria de lo que ellos denominan “la historia viviente de Malvinas”. Además, cuentan con una muestra itinerante que recorre la provincia.
“Fuimos soldados en 1982, cuando el servicio militar era obligación. Estuvimos en ese lugar para nosotros muy especial parte de nuestro territorio, las Malvinas Argentinas, luchamos por nuestra Patria y hoy seguimos luchando. Por eso tenemos un pedacito de Malvinas en este lugar, una sala evocativa para enseñar y no olvidar lo que fue la guerra, recordando siempre a los que hoy ya no están, a nuestro héroes”. Así se presentan en su sitio web.

En relación al nombre de la sala, relatan: “Daniel Francisco Sirtori nació el 28 de Junio de 1962 en Chajarí. Como muchos de nosotros fue convocado al servicio militar obligatorio existente en aquellos tiempos. El 4 de abril de 1982 llegó a Malvinas. Su primera misión fue el reparto de las municiones. Al regreso de los combates, vuelto a su condición de civil, comenzó a trabajar en su taller y formó una familia. Continuó desarrollarse como hombre de bien. Durante años compartimos la lucha de la posguerra, tan dura y despiadada como los combates. Nuestro compañero Sirtori no pudo soportar esta terrible carga, suicidándose el 3 de Junio de 1999. Por todo esto, queremos recordarlo y homenajearlo, dándole su nombre a esta sala de muestra y memoria permanente”.
Nunca más
“Difundir Malvinas es la manera de que se tome conciencia de la dura realidad que genera una guerra, tanto para los vencedores como para sus contrincantes, nadie gana en una guerra, sólo los que negocian armas y los que buscan adueñarse de lo que seguramente no les corresponde. Es importante que la juventud defienda nuestros derechos soberanos, pero, como decimos en el audiovisual que proyectamos, desde el diálogo y la diplomacia”¸ manifestó Armando Scévola, uno de los impulsores de la sala.
“Los más chicos ven y escuchan nuestros relatos como si fueran aventuras, los más grandes entienden o se tratan de imaginar que a ellos podría haberle sucedido lo mismo. Nos preguntan si pasamos frío o hambre, si tuvimos miedo, cómo nos trataban nuestros jefes, qué sentíamos estando en la guerra, cómo fue estar en la guerra, cómo fueron los combates, cómo la vida en la trinchera, cómo nos recibieron a nuestro regreso”, agrega.
También llevan adelante este espacio: Aníbal Díaz, Isidoro Torres, Eduardo Parada, Andrés Akrich, Ulises Monzón y Ricardo Lucero.
La Sala Evocativa Malvinas Argentinas funciona en Galarza 712, 1º piso, Concepción del Uruguay. Su página de internet (www.salamalvinas.com.ar) cuenta con un copioso y sugerente material sobre el tema.

 

El Diariowww.eldiario.com.ar