Malvinas

Viernes 30 de diciembre de 2011 | 07:51

 

Se trata de Alejandro Carranza, quien había combatido en la isla Soledad, cerca de Monte Longdon; su compañero logró remar hasta la Isla de los Estados, donde fue rescatado ayer

Alejandro Daniel Carranza había combatido en Monte Longdon y quiso volver a las islas en kayak; murió en el trayecto. Foto: Blog Del fin del mundo a Malvinas

Un veterano de la guerra de Malvinas quiso llegar a las islas en kayak y murió ahogado en el mar.

Se trata de Alejandro Daniel Carranza, de 49 años, quien había combatido en Monte Longdon. Quería desafiar al océano: de Ushuaia a Malvinas en kayak. Anteayer, un buque de la Armada encontró su cuerpo a 200 metros de la costa de la isla de los Estados.

La información fue publicada por el diario Clarín en su edición de hoy .

Carranza había planeado el viaje durante dos años. Su compañero de aventuras fue Juan Pablo Dacyszyn, de 36 años, quien logró llegar a la costa y resistió durante un día y medio en una cueva de Bahía Rivas.

Alejandro y Juan Pablo se conocían del mundo del kayak. Tenían equipos de primer nivel y habían logrado financiar el viaje (cerca de 30 mil dólares, según publicó Clarín ) con el apoyo de una decena de sponsors. Habían partido de Ushuaia el 6 de diciembre. En total, recorrerían 800 kilómetros. La idea era pescar y comer enlatados.

"Lo primero que deseamos aclarar es que esta expedición tiene un carácter puramente deportivo y no persigue realizar algún tipo de reclamo de soberanía hacia los isleños o sus autoridades", habían escrito en su blog , Del fin del mundo a Malvinas.

La primera prueba, durante la cual quisieron ir de Ushuaia a la isla de los Estados, quedó trunca: no pudieron ir más allá del Estrecho Le Maire, después del Cabo de Hornos, uno de los puntos más peligrosos del mundo.

Anteayer, a las 14:40, los rescatistas de la Armada recibieron el pedido de auxilio de Dacyszyn. El Centro Coordinador de Búsqueda y Rescate logró encontrarlo ayer a las 19. Sobrevivió gracias a los víveres y a la radio que llevaba en el kayak. Horas después arribó a Ushuaia en buen estado.

"La guerra fue una estupidez, tenemos que volver a hacer amigos de los kelpers. El único modo de recuperar las islas es remándola. No lo voy a ver yo, ni un hijo mío, pero tengo la esperanza que un nieto lo haga. Ese es el espíritu que me lleva", había escrito Carranza en el blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.