Pasará el tiempo; nuevas tecnologías vendrán, pero siempre estarán en el corazón de los argentinos. Solo espero que nuestros nietos no olviden fácilmente lo que algunos pretenden que olvidemos…