El comodoro Simon Baldwin estuvo a cargo del operativo

Bombarderos Vulcan, de la Fuerza Aérea Británica (RAF), realizaron entrenamientos en Escocia y en Canadá en el marco de un plan para atacar territorio continental argentino, luego de la guerra de Malvinas, en 1982, según lo reveló un libro publicado en Londres.
Los planes fueron realizados por el comodoro Simon Baldwin, quien estaba al mando de los bombarderos Vulcan en esa época. Así lo indicó el historiador militar Rowland White, en el libro "Vulcan 607", según da cuenta el diario británico The Telegraph.
"Ninguna orden formal será escrita sobre este tema. Sólo avance con ello", le ordenaron a Baldwin desde el Grupo RAF Número 1, con sede en las islas británicas.
Según la versión, el plan se desarrolló en el verano boreal de 1982, aunque no precisa una fecha concreta ni si fue antes o después de finalizada la guerra.
Los militares ingleses desarrollaron un plan para penetrar en el espacio aéreo argentino y bombardear las pistas de aterrizaje de dos de las mayores bases aéreas en el país. De los entrenamientos participaron ocho bombarderos, en Escocia.
El ataque sería lanzado desde la Isla Ascensión, las cuales están mil millas más cerca que las Islas Malvinas de los objetivos en la Argentina.
Según el plan, luego de recargar combustible en vuelo, el Escuadrón 44 de bombarderos volaría a 300 pies para iniciar el recorrido final utilizando el radar, durante un vuelo nocturno.
Las aeronaves estarían equipadas por primera vez con misiles aire-aire Sidewinder para prevenir un posible ataque argentino.
Asimismo, se las equiparía con un radar Dash-10 y misiles anti radares AGM-45.
El plan consistía en cargar 21 bombas de mil libras cada una y arrojarlas para destruir las pistas de aterrizaje en bases aéreas argentinas.
Para la etapa final de preparación, el escuadrón se trasladó a Goose Bay, en Canadá.

Fuente: www.ámbito.com