Los cuarenta años del inicio de la Guerra de Malvinas ameritaron una amplia agenda de actividades en Concepción del Uruguay.

Comenzaron con la Vigilia realizada el viernes por la noche, delante de la Sala Sirtori. Esta Vigilia incluyó la peregrinación que llevó hasta Plaza Ramírez una réplica de la Virgen de Luján, presente en el cementerio de Darwin.

Ya este sábado y tras el izamiento de la bandera argentina en Plaza Ramírez, en la mañana se realizó la ceremonia central en el Monumento a los Caídos en las Islas Malvinas, inaugurado por la Municipalidad en 1983.

Allí, el acto fue encabezado por autoridades municipales, veteranos de la ciudad y de la provincia, llegados especialmente para compartir esta fecha sentida por toda la población argentina.

Entre ellos, los uruguayenses integrantes de la Sala Sirtori, quienes forman parte del Centros de Veteranos de Guerra de la Provincia de Entre Ríos (Cecimer), miembros de la Asociación Bajo Bandera de Concepción del Uruguay y de Santa Fe.

La ceremonia incluyó un homenaje al Cabo 1° Carlos Misael Pereyra, uruguayense caído en combate, cuya familia reside en nuestra ciudad y participó del acto. La comunidad educativa de la Escuela que lleva su nombre depositó 25 claveles blancos honrando su memoria y la de los demás soldados fallecidos. Las 25 flores representan los 25 años que Pereyra tenía cuando falleció tras ser uno de los 42 efectivos convocados por Gendarmería para ir a combatir a las Islas.

Palabras alusivas

El concejal Marcelo Herlein reseñó los primeros años que siguieron a la guerra: “hubo un período de desmalvinización. Nuestros combatientes tuvieron que luchar no sólo contra la Gran Bretaña y la OTAN, ya en nuestro continente les esperaba conocer la peor cara de una sociedad que no acepta la derrota y una joven democracia que no entendía de términos como ‘postguerra’, ‘trastorno de stress postraumático'».

Asimismo, recordó que “más de 400 veteranos se han suicidado a la fecha” pero también se dirigió a los veteranos que aún nos acompañan y los convocó a que “no claudiquen en su lucha, sepan que la desidia de algún funcionario que se cree importante es propia de los mediocres, sepan que son el orgullo de nuestra ciudad. Sepan que uno muere realmente cuando no se lo recuerda, por eso estamos acá para que sepan que vivirán en nuestros corazones por siempre”.

Por su parte, el veterano uruguayense Andrés Akrich, resaltó que “no hay ninguna razón geográfica, histórica o política para que este territorio nuestro haya sido usurpado, y que la paz y la diplomacia será el único camino por el cual podremos recuperla»

A 40 años, “Lo importante hoy es el reconocimiento del honor de nuestros hermanos caídos heroicamente, que son el verdadero mojón de patriotismo y soberanía allí, en nuestras queridas Islas Malvinas”, agregó Akrich.

Más infraestructura en homenaje a veteranos y caídos

Tras la puesta en valor del Monumento, realizada en 2019, se sumó un tótem que fue presentado este 2 de abril. Se trata de una estructura luminosa que reseña el significado de los elementos arquitectónicos que integran el Monumento, tanto la parte inaugurada en 1983 como la complementación realizada hace tres años.

Homenaje a través del arteTambién en la mañana de este sábado fue inaugurado un mural encargado por la Municipalidad al artista Hernán Malleret, quien plasmó en pequeñas venecitas la imagen de las Islas Malvinas sobre uno de los paredones del frente del Cementerio Municipal, sobre calle Nunca Más.